martes, 19 de julio de 2011

CLAVES CAMINO A LOS ALPES

El paso de los Pirineos no hace más que reafirmar que el Tour, aún siendo la carrera ciclista más importante y con mayor proyección, no es la que más espectáculo ciclista proporciona.
Al final como decía un antiguo usuario de este blog, para vislumbrar valentía y ciclismo del bueno, hay que echar la vista a otros países como Italia (il Giro) o las Clásicas de Primavera en los Países Bajos.

La pregunta que vuela por los corrillos en los últimos días, la pregunta del millón, es qué diablos está sucediendo.
Podemos encontrar factores, todos ellos muy válidos, como el pinganillo, la máxima igualdad entre corredores que enfocan todo el año al mes de julio, la poca decisión de los corredores, el nulo atrevimiento de los directores, las caídas o el miedo escénico como diría Jorge Valdano.
Pero, esta situación de carrera no se entendería de no ser por la ausencia de un capo. El Tour de Francia es una competición acostumbrada a figuras sobre las que giraba toda la carrera. En las últimas dos décadas, encontramos el mejor ejemplo posible con Miguel Indurain y Lance Armstrong. En los últimos años, no solo el Tour sino toda gran vuelta en la que participaba un saltarín de Pinto, se hallaba de inicio bajo un patrón definitivo llamado Alberto Contador.
Ya sea por las caídas, por un estado de forma no muy boyante o por el desgaste del Giro, Contador se ha convertido en un espectador de lujo de la Grande Boucle. Y nadie ha sido capaz de pegar un puñetazo encima de la mesa y decir que este Tour es mío. Ni tan siquiera el archifavorito y principal rival de Alberto estos años en Francia, Andy Schleck.
Por tanto, nos estamos moviendo en el terreno de los “Tours de transición” como los de 2006, 2007 y 2008. Esos Tours que tienen lugar en el período comprendido entre la retirada de un dominador de la carrera y el surgimiento de otro.

Los Schleck han desaprovechado las jornadas pirenaicas ya que apenas Frank ha sido capaz de recortar 33 segundos a Cadel Evans y Andy, dos miserables segundos.
Los hermanos tienen bien enfocada de la carrera… o no. Todo depende desde el prisma en el cual se contemple la realidad. El sentido común invita a pensar que cuando quieran endurecer un puerto atacando desde abajo ni los Voeckler ni Evans de turno tienen piernas suficientes como para plantarles cara. Aunque a Frank, se le vio bastante limitado en Plateau de Beille. Y Andy si no ha hecho grandes alardes de potencia quizás no sea tanto por precaución sino por andar igual de justito que el resto.
Otra cuestión a destacar es el equipo Leopard Trek que no es tan potente como nos lo pintan. Cancellara, a pesar de su calidad de sobrado rodador, no está teniendo el golpe de pedal de anteriores Tours. Gerdemann y Monfort no están respondiendo en la montaña al nivel que seguro que Kim Andersen esperaba. Voigt ya cercano a los 40 tiene mucho pundonor y la ilusión de un amateur, pero es imposible que pueda sacar de punto a ningún Top Ten.
Por no hablar de cómo pretende Leopard Trek endurecer una etapa reina poniendo a Stuart O'Graddy tirando del pelotón. Si quieren poner patas arriba el Tour, la única opción será sacrificar a uno de los Schleck.

Ahora bien, los días pasan y Evans sigue vivito y coleando mientras que Voeckler sigue subiendo el orgullo patrio a cotas de la época del mejor Virenque.
Tras unos Pirineos para bostezar, dudo mucho que Gap y Pinerolo provoquen grandes diferencias entre los primeros de la general. Eso si es que alguno de ellos decide realizar algún movimiento, algo que también resulta altamente improbable.
Entonces, antes de la larga crono de Grenoble, la carrera se tendrá que dilucidar en dos frentes: Galibier y Alpe d’Huez.
Tengo la impresión que en una de esas dos jornadas habrá algún ciclista que imprima tralla a la carrera y ésta se rompa definitivamente. Andy y Frank llevan todo el año preparando a conciencia esta carrera y son ellos quienes deben mover la carrera. El aussie es capaz de comerles hasta 2 minutos en una CRI si se tercia.

Galibier es un puerto largo y tendido, pero se ascenderá por su cara “amable”, por lo que si Mounsier Mazo no hace acto presencia, uno puede defenderse como gato panza arriba subiendo a rueda de su rival.
Y sobre Alpe d’Huez, ahí está el recuerdo de Carlos Sastre en 2008. Para provocar grandes diferencias en la meta, hay que arrancar en los dos primeros kilómetros de puerto. Posteriormente, el puerto tiene rampas más asimilables y algún descanso que, con las fuerzas tan justas, difícilmente generarán diferencias considerables. Visto lo visto, la única solución que les queda a Andy y a Frank es mover la carrera con un ataque desde lejos.

Tengo la sensación que los luxemburgueses están esperando con los brazos cruzados una arrancada bestial de Alberto. Con la renta que tienen respecto al pinteño, no les importaría mantenerse a su rueda o incluso perder un poco de tienpo para que éste les lleve en volandas a clavar una buena minutada al francés y al australiano, o lo que es lo mismo, a la victoria final.
Alberto, siempre que sus escasas fuerzas lo permitan, deberá resolver este dilema. Atacar con el consabido riesgo de entregar la carrera en bandeja a los hermanos o seguir corriendo para hacer sexto en la general. Con su palmarés y tras una temporada más que justificada con el triunfo en el Giro, debería ser valiente y sacarse un as bajo la manga desde muy lejos. Para un corredor de su nivel, es indiferente un sexto o un décimo puesto en una general. Si Monsieur Mazo no le castiga con un golpe infernal, quiero pensar que será consecuente con su idea de entender el ciclismo como un deporte de valientes.

Dejo para el final a Tomas Voeckler que merece un párrafo aparte. Se especula sobre si el francés tiene opciones de ganar el Tour tras haber pasado realmente bien Pirineos. Creo que él lo ha dejado bien claro al afirmar que sus opciones de ganar el Tour son 0.
Voeckler es imposible que gane el Tour, solamente los demás se lo pueden poner al alcance con la estupidez de vigilarse en exceso como pistards o arrancar/parar. Corriendo así, Voeckler se sintió como pez en el agua en Plateau de Beille e incluso se permitía el lujo de pavonearse delante de la cámara.
Voeckler no es Pereiro. Ni sube como él ni se comporta en la crono como el gallego, pero que vayan algunos con cuidado porque los excesos de confianza se pagan muy caros.
Sin hacer ruido y como quien no quiere la cosa, ahí tienen al corredor del Europcar llegando a la semana decisiva portando el jaune. El anecdotario ciclista está lleno de sorpresas, pero de producirse se convertiría en uno de los mayores milagros de la Historia del Tour.
Publicado por Andrew

13 comentarios:

Redcoon dijo...

Tras lo visto en Plateau de Beille creo que ha quedado claro que Alberto no está bien. Y me ha parecido que Andy ha desaprovechado una gran oportunidad de dejarlo fuera de combate.
Si en los Alpes Contador no se encuentra mejor y los Schelck siguen con esta actitud, se disputarán la victoria en la contrarreloj Evans y Voeckler.

Cuore Matto dijo...

Acabo de llegar de Los Pirineos de "ver" en directo el Tour y la verdad es que parece ser que no me he perdido nada. En el Tourmalet pasé un frío que a poco me muero, total para ver un grupetto que marchaba un poquito mas deprisa que yo. Por todo lo dicho no tengo ningún elemento de juicio para hacer ningún comentario ya que no he visto nada por la TV. Veré Luz Ardiden y Plateau de Beille a partir de mañana pues las tengo grabadas pero parece claro por las crónicas que poco tengo que ver. A pesar de todo sostengo que en el Tour siempre hay una etapa que decide la carrera; será en Galibier o L'Alpe pero será. A esperar toca. Me alegro de saludaros de nuevo, Cuore Matto

Indignado dijo...

Hay muchos corredores con posibilidades de subir al podium que se encuentran con bastante igualdad física y, en esas condiciones, el que más arriesgue es el que más puede perder. ¿Porque están tan igualados o que es lo que los desiguala? Este es el eterno problema del ciclismo y los que, a parte de entrenar lo suficiente, toman buena sopa son los que pueden arrancar en las empinadas cuestas y dejar atras a los demas. Cuando van tan igualados algo pasa. Lo interesante, pues, está en la igualdad.

Sergio F dijo...

DECEPCIÓN POR PARTE DE LOS GRANDES FAVORITOS
Ese sería mi titular para estos días de carrera a través de los Pirineos. Ni Andy ni Frank ni AC han sido capaces de reventar la carrera y sobretodo no han sido capaces de distanciar a su máximo rival, Evans, sino todo lo contrario, este ha sido capaz de amoldarse a la carretera, y sin equipo, de tal manera que las distancias entre él y los hermanos son más que salvables en la última crono, y es más, ha sido capaz de ganarle a AC 13”. Antes del inicio del primer bloque de montaña estas eran las diferencias:
Evans – Frank - +3”
Evans-Andy - +11”
Evans-AC – 1´41”
Después de esta última etapa de montaña estas son las diferencias:
Evans – Frank - -17”
Evans-Andy - +9”
Evans-AC – 1´54”
Con casi dos minutos de retraso de AC con el australiano, a este le da un pajarón en los Alpes o el Tour le tiene en la buchaca. Ninguno de los tres gallos de la carrera ha sido capaces de demostrar nada, y menos aún AC, que lo único que ha hecho es salir a rueda de Andy y como en la etapa de Plateau de Belle, incluso en los últimos metros no ha podido seguirle.
Y ante esta situación de desventaja del pinteño sobre el resto de favoritos al Tour aún me pregunto sobre la manera que tienen los medios de comunicación españoles de analizar la situación de la carrera. Acaso son los hermanos los favoritos para el ganar el Tour?, acaso es Andy el que defiende el título?, acaso es cualquiera de ellos dos los que pierden tiempo con el ahora máximo favorito, Evans?. Hasta aquí, y que yo sepa, es AC el máximo favorito, el que defiende el título que ganó el año pasado y el que pierde tiempo con todos sus rivales, incluso ya hasta con Samuel Sánchez, y todos y me refiero a los medios, sin excepción, obligando a los hermanos a atacar y a mover la carrera pero…..NO DEBERÁ SER AC EL QUE LO HAGA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!.
Es más y como se dice por aquí, y según lo visto hasta ahora, parece q el Tour se decidirá entre Evans y Voeckler en la crono y sobre este último va el siguiente comentario. Nadie daba un duro por este corredor y se decía que perdería el amarillo en los Pirineos, pero por el momento su pérdida de tiempo y su estrategia en carrera han demostrado que a estas alturas todo es posible. El equipo controla la carrera, llevan un paso lento, parsimonioso y llega entero a la última ascensión. En estas últimas ascensiones el resto de equipos no impone ritmos fuertes y en ocasiones es Roland (que parece que va sin cadena), el que se encarga de marcar el ritmo por lo que Voeckler sale con cierta facilidad a los escasos ataques que se plantean, los cuales a su vez son cortos y no continuados, ideales para su condición de potencia. A estas alturas, este corredor tiene más que ganar que perder y tiene dos etapas que se ajustan a sus condiciones, la de final en Gap en la que se asciende un puerto de 2ª categoría y se termina en descenso y la de Pinarolo, de semejantes características. Si es osado y con las condiciones que tiene de excelente bajador, Voeckler podría incluso meter tiempo a sus rivales. Sería la gran sorpresa del Tour de los últimos 30 años.

Redcoon dijo...

AC no ha movido la carrera simplemente porque no ha podido.
Yo también soy de los que piensan que los Schleck son los que tenían que atacar, porque ellos tienen que distanciar a Evans. Además, si en Luz Ardiden hubieran atacado antes probablemente habrían dejado a Contador fuera de la pelea ya.
Contador era favorito de salida, ahora no lo es. No tanto por el tiempo perdido, sino porque no está bien. Ahora sólo le queda esperar a recuperarse para los Alpes, recuperar el tiempo perdido con Evans y sacarle algo de ventaja y como mínimo dejar a Andy a menos de 1 minuto para tener alguna opción en la crono final.

Cuore Matto dijo...

Sergio F, si Voekler está entre los 5 primeros de la general o a menos de 3 minutos del maillot jaune tras la etapa de L'Alpe yo no entiendo ya nada de ciclismo y por favor no presteís ningún crédito a mis comentarios. Mis comentarios tienen su base en un ciclismo "normal"; hasta el día de hoy, el Tour es una prueba esperpéntica. Saludos, Cuore Matto.

Indignado dijo...

Cuore, tienes buen ojo ciclista, pero el ciclismo es esperpéntico por lo que todos imaginamos y sabemos. Uno de los mejores conocedores del ciclismo de la década pasada (2000-2010), porque ha dominado la escena ciclista por activa y por pasiva considera, que una vez superados Los Pireneos de la forma en que se hizo, el probable vencedor va a ser Voekler. Si no falla a ver como le saca Contador 4 minutos.
Contador en este tour está muy presionado porque sabe que tiene que ganar si quiere presionar aún más a la UCI. Con el Tour del año pasado, el Giro de este año y ahora el Tour ¡a ver que dios le puede condenar! ¿Como le van a sacar tres grandes?
Como indignado creo que eso está pactado, pero el problema es si le sale el tiro por laa culata.

Andrew dijo...

Sergio F:

Alberto preparó a conciencia el Giro para ganarlo. Llevó el timón desde el primer día y atacó en casi todas las etapas de montaña dando una exhibición.
Dio la cara en la carrera para que se había estado preparando.

Por ello, pienso que son los hermanos quienes deben coger al toro por los cuernos en el Tour.
Han corrido muy poco este año y llevan desde octubre entrenando exclusivamente para este mes.

No justifico la forma de correr de Contador en Pirineos, pero todavía me parece menos justificable lo que han hecho Andy y Frank.
Además, ellos no han sufrido ni un solo percance (caídas) en lo que llevamos de Tour. No hay excusas.

Contador no está fino, eso ya lo sabemos todos.
Ahora bien, de los dos minutos de retraso que debe llevar con los Schleck's brothers, 1:30 son culpa del retraso del primer día en el Gois.

Anónimo dijo...

Creo que estamos ante un gran dilema que debería resolverse pronto, algo tiene que pasar, alguien debe atacar, las cosas deben cambiar drásticamente si es que pueda existir la ambición de ganar en alguno de los corredores...ese alguien debería ser Alberto Contador... esperamos que sea él, deseamos que fuera él, pues es quien tiene el carisma, el espiritu de dominación que recuerda a leyendas como Anquetil, Merckx, Induraín. Evans es impopular por ser excesivamente chuparruedas, Basso es inactivo, Andy no tiene experiencia excepto en hablar, Voeckler es muy pantomima, Contador gusta en mucho sectores por su ferocidad...amanecerá y veremos...Que gane el mejor y que gane como los mejores, Ah, pero por favor sin escándalos de doping, por favor.

Cuore Matto dijo...

Este atentismo es insoportable y es imposible que se mantenga en Los Alpes. En mi opinión es Evans, a día de hoy, el máximo favorito ya que, a excepción de un Alberto en plena forma (que parece ser que no lo está) es muy superior en las cronos a los Schleck y a Voekler. De esto cabe deducir que corresponde a los Schleck "mover el manzano" e intentar sacar tiempo (entre minuto y medio y dos minutos) a Evans para estar tranquilos en Grenoble. Por la misma razón es de cajón que corresponde a los Schleck decidir quien será, según palabras de Andy, el que esté de jaune en Paris y el que se sacrifique por el otro. Pienso que la actitud de Contador debe ser atentista y ver qué hacen los Schleck y sobre todo acertar quien de los dos es el elegido para, si es que puede, seguirle a la vez que intentar arañarle algo de tiempo para quedar a menos de un minuto antes de Grenoble. En mi opinión la rueda a seguir es la de Andy pues me da el feeling que Frank no es hombre-Tour como ya se vio en el 2008 con Sastre.
Bueno, solo queda esperar; saludos a todos, Cuore.

Raulito dijo...

No olvidéis a Ivan Basso...

Andrew dijo...

Basso tendría que sacar del orden de 2-3 minutos a Evans, Contador y los hermanos. Casi imposible.
Se defiende bien en la montaña y estará a la altura de los mejores, pero es impensable que recorte esas minutadas. Su estilo diesel se adapta mejor a los puertos del Giro como el Mortirolo o el Zoncolan.

Indignado dijo...

Si hubiera un dominador contundente en el Tour ahora mismo no podriais opinar todo lo que sale en este blog. El articulo de Andrew es de una calidad excepcional, podría salir como editorial en culaquiera periodico bueno y la visión analitica de Cuore y otros se vislumbra bien por vuestras opiniones. A mi, que soy un rebotado del ciclismo que hubo hasta ahora, me encanta leer lo poneis aqui.
Creo que la igualdad que hubo hasta hoy es resultado de algo y para bien del ciclismo deportivo, pero de Contador aún está por escribir la asegunda parte de la pelicula (acabar el Tour, ganar el Tour y entrar en la leyenda o no ganarlo y pasar a proscrito). Claro que siempre queda algo ... y eso es lo que se haga en carrera. Si en un mismo año rememora a Coppi, Gimondi, El Pirata, Merchx, Indurain, ... entonces se construye el mito pero sino lo hace le pasarna factura. ¿Acaso no era este el año para abordar las TRES GRANDES?