martes, 9 de noviembre de 2010

ADIÓS ALBERTO, ADIÓS CICLISMO

Hasta aquí llega una parte de la aventura.
Después de un mes de numerosas idas y venidas, por fin, la UCI se ha pronunciado al respecto. Alberto lo tiene mal, francamente muy mal.
Se abre un plazo de tres meses para que la Federación Española decida qué sanción emprende contra el pinteño. Es muy probable que el todavía tres veces ganador del Tour salga airoso del asunto puesto que desde la Federación no hay intención en sancionarle como se desprenden de las palabras de su presidente Castaño en los últimos días.

Ahora bien, suponiendo que Contador se librara de la sanción por la vía española, la UCI podría presentar un recurso contra el TAS. Por lo tanto, si las cuentas no fallan, el proceso se alargaría hasta bien entrado el mes de mayo o principios de junio, es decir, que Contador y su entorno conocerían la sentencia apenas unas semanas antes del inicio del Tour 2011. Los precedentes más cercanos nos muestran que el criterio del Tribunal ha estado de parte de las alegaciones de la UCI y la AMA.

Sería irrisorio poner la mano en el fuego porque Contador es inocente de los cargos que se le imputan, que todo es a causa de un maldito filete y que es el corredor más limpio e inocente del panorama ciclista. La verdad es relativa…De hecho, el binomio deportista de élite y salud es incompatible en la gran mayoría de los casos.
Ahora bien, no es de menos reconocer que diversos expertos han reconocido que esa pequeña dosis hallada en el cuerpo de Contador es realmente ineficaz si el objetivo del deportista fuera el de aumentar su rendimiento.
Hay un principio fundamental del Derecho que se denomina “in dubio pro reo”. En caso de dudas e incongruencias varias, el caso se resuelve siempre a favor del acusado.

Una persona calificaba en el anterior post el caso Contador como calcado al asunto Landis. En fin, una muestra clara que la blogger-basura ciclista que circula por otros lados afecta de lleno a la inteligencia de las personas.
Contador da positivo por 50 picogramos de clembuterol mientras que Landis dio positivo en el Tour 2006 en siete controles distintos por EPO.
¿No se tratan de casos con una diferencia bastante sustanciosa? Detalles relevantes en los que, desde luego Fabrizio, nadie hace hincapié en ese blog de vomitera al que tanta atención sueles prestar.

Mientras el asunto sigue su curso y se alarga durante meses, abandono durante un tiempo el seguimiento y la visualización de carreras y noticias ciclistas. Entre unos y otros, me han producido un hartazgo considerable.
Por el bien del ciclismo y por esa minúscula credibilidad que aún pueda quedarle, ojalá Alberto pueda estar de la partida en la salida de la próxima Grande Boucle. A pesar de ello, siempre cabalgaría por las carreteras francesas con la etiqueta CC (Contador-Clembuterol) del mismo modo en que Lance Armstrong es el hombre de la EPO99.
Mientras tanto, nadie nos podrá borrar de nuestra memoria los recuerdos. Esos recuerdos de Verbier o el Peyresourde que permanecerán por y para siempre en aquellos aficionados que aún creen o que algún día quisieron creer en la figura de Alberto Contador.


Publicado por Andrew