miércoles, 27 de mayo de 2009

MAGIC y MÁGICO

El nombre de Magic les va que ni pintado a los Orlando en esta final de Conferencia Este de la NBA.
Se presentaron a la eliminatoria como una cenicienta en manos de unos Cavaliers que, bajo la batuta del intratable James debían triturarlos, pero desde el primer partido han demostrado que el juego en equipo y el esfuerzo de toda una plantilla, también son garantía de éxito en una competición como la NBA, que prima el estrellato por encima de otros valores que sólo se observaban en el baloncesto europeo.

Lebron James está desquiciado durante toda la eliminatoria ante los Magic. El que algunos consideran el sucesor de Jordan, está realizando unas estadísticas memorables con más de 40 puntos cada partido aunque está perdiendo balones y fallando canastas en los momentos más decisivos.
James se ha encontrado sistemáticamente, en cada partido, solo ante el peligro ya que la aportación de sus compañeros está siendo totalmente nula.

Los Magic no cuentan con ningún Lebron, pero disponen de 6-7 jugadores como, por ejemplo, Turkoglu, Superman Howard, Alston, Lewis o Pietrus que no sólo aportan puntos, rebotes o asistencias sino que hacen gala de una fe y de una fuerza de conjunto que ya para sí quisieran muchos otros equipos de la NBA.
Todo ello, bajo la dirección y el control de un excepcional Van Gundy, excesivamente criticado por muchos analistas, pero que convierte en oro todos los equipos que dirige convirtiéndolos en extremadamente competitivos.

La eliminatoria se encuentra 3-1, pero aún no hay nada decidido. Los Cavs son muy superiores a Orlando, pero su gran problema es que no han demostrado esa superioridad en la pista en ninguno de los 4 partidos hasta ahora jugados.
Llegados a la mitad de la eliminatoria, mi conclusión es que los valores de esfuerzo y trabajo en equipo (Orlando) están arrasando al individualismo y al estrellato mediático (Lebron),

Sean Lakers o Nuggets quiénes lleguen a la finalísima por el anillo, deberán tener mucho cuidado con el juego de conjunto de unos Magic cada día más asentados en dicha competición y con un estado físico y mental por las nubes.

Cualquier duda, cuestión, sugerencia… podéis poneros en contacto conmigo en andrew.dxt@gmail.com

Publicado por Andrew
martes, 26 de mayo de 2009

TAPPA REGINA MOLTO BELLA !

Emocionante y alocada, la subida que hemos vivido al Monte Petrano.
La ascensión nos ha permitido dilucidar cuáles son los ciclistas que lucharán por los puestos de honor de la ronda italiana y quiénes deberán conformarse con ejercer de meros espectadores de la carrera.

Dennis Menchov era el ciclista con más piernas y en mejor condición física. Pero, otra vez la cabeza y su nula táctica en carrera le han condenado.
Ha podido salvar la papeleta gracias a un estado de forma dictatorial respecto a los otros jefes de filas aunque le ha entrado ese “pánico a la victoria” de las grandes ocasiones.
Hoy, podría haber sentenciado definitivamente el Giro 2009 venciendo en la etapa y apoderándose definitivamente de la maglia rosa.

Nuestro Carlos Sastre no estaba ni mucho menos a la altura de la forma de Menchov. Sastre se ha llevado una etapa de las verdaderamente grandes gracias a la inercia del Alpe d’Huez del último Tour.
Ha atacado en el lugar y en el momento adecuado, demostrando que si las piernas van acompañadas de una cabeza privilegiada, tienes un seguro de vida en este deporte.
Se agradece el hecho que Bjarne Rjiis ya no sea su director, ya que sin un tipo como Rjiss, Sastre puede rendir a un nivel todavía más alto que en el Tour 2008.
Después de un 2008 inolvidable (Ganador del Tour y 3º en la Vuelta), podría completar su hoja de servicios con un podio en la ronda italiana.

Por lo demás, Menchov ha aguantado las embestidas de sus perseguidores e incluso ha aumentado diferencias respecto a Di Luca, Basso y compañía.
Me resulta gratificante volver a ver a Basso metido en la pomada de una gran carrera por etapas. Hace aproximadamente un mes ya comenté que el italiano nos podía regalar una buena dosis de competitividad en este Giro.
De Di Luca, poco a añadir. Me parece que el hecho de que un ciclista de sus condiciones luche por un podio en una carrera de 3 semanas, desprestigia a la propia competición.
Es un corredor todoterreno y talentoso, pero en una carrera, como la Grande Boucle, en la cual todos los corredores se preparan a conciencia, no tiene nada que rascar.
¿O es que alguien cree que puede estar a la altura de Leipheimer y Basso en un Tour?

PD: He observado con muy buenas sensaciones a Armstrong en esta etapa. Sin lugar a dudas, no está dando ni la mitad de lo que puede aportar.
Creo que en el Tour va a dar muchísima guerra y auguro posibles conflictos internos en Astaná debido a la pugna de poder Lance vs Alberto.

Cualquier duda, cuestión, sugerencia… podéis poneros en contacto conmigo en andrew.dxt@gmail.com


Publicado por Andrew